¿Quién determina si un diseño es funcional?

Un diseño cualquiera debe ser dos cosas a la vez: bonito y funcional, pero va a depender de la aplicación que el diseño se vaya a un lado o a otro. Si, muchos diseños son más bonitos que funcionales pues su objetivo es ser atractivo a nivel estético, mientras que otros son más funcionales que bonitos, pues la estoica no tiene un gran valor en esos casos específicos.

Ahora bien, dentro de los productos que necesitan ser funcionales se debe hacer un estudio más profundo, pues que un producto sea efectivo puede verse como algo subjetivo y en verdad no lo es. No se trata de que sea funcional para una persona, sino que sea funcional bajo un estándar.

Para que un producto sea funcional y que todos lo reconozcan como tal, lo primero que se hace es establecer un estándar, una necesidad objetivo que el producto debe satisfacer. Por ejemplo en el caso de las cerraduras estaríamos hablando del nivel de seguirdad.

Luego de que se establece ese nivel de seguirdad que queremos alcanzar con la cerradura, un nivel que probablemente hayamos consultado con los cerrajeros pedralbes, se comienza el diseño. Para que el diseño pueda alcanzar su objetivo con mayor facilidad se toman en cuenta las sugerencias de los cerrajeros montgat en el caso de las cerraduras, y se buscan las maneras de aportar valor al producto terminado.

Quien determina si es funcional, la gente que lo prueba, peor como el usuario final aun  no consume el productos envía a un laboratorio donde se les hacen pruebas a estos dispositivos y se dice si cumple o no con las expectativas.

Con los productos más funcionales que bonitos es fácil determinar, pues en el mundo entero existen estándares para media dicha funcionalidad, pero la situación cambia si se trata de  un producto que tienen más hacia lo bonito.

Por ejemplo, en la Mosa se habla de bonito más que funcional, aunque no se deja de un lado esa necesidad, la cuestión es que en ese ámbito lo funcional si se vuelve subjetivo, al punto en que es cuestión de cada quien. Aun así, muchas grandes marcas de ropa y distribuidores tratan de establecer un estándar para determinar si la pieza se va a vender y en ese estándar se conjuga la belleza con la funcionalidad de dicha pieza.

Lo cierto es que, la funcionalidad de todo lo que se diseña se plantea por los expertos, pero luego el usuario y consumidor final es quien le da el visto bueno, y eso es muy importante pues determina si va a ser un éxito o no.