Propiedad sobre el diseño

Diseñar es todo un arte y por ende el resultado es algo original. Siendo que todo lo que diseñamos supone algo único, uno se debe preguntar cómo se puede hacer para que ese diseño que tanto nos ha costado no sea usado por alguien más para lucrarse.

Por lo general, cuando se trata de inventos grandes o cuando se trata de gente que sabe, se pasa por un proceso de licitación de patentes, con lo que queda registrado que ese diseño y todo aquello que se parezca es tuyo.ç

Ajora bien, es difícil demostrar que el diseño es tuyo en realidad, otra persona con un diseño parecido puede alegar que es su diseño. Por lo general, en caso de disputa, siempre se le da la razón a quien haya registrado la patente anteriormente, es por eso que todo aquel que cree tener un invento revolucionario entre manos debe estar al pendiente de estos.

Hace poco vi una película al respecto de las patentes de diseño y la verdad es que se torna fundamental que hagamos el registro y que recibamos buena asesoría. El uso de una patente que no es tuya o que no has registrado puede llevarte al pago de derechos sobre el diseño y eso puede convertirse en todo un asunto legal.

Ahora bien, no ceja de ser cierto que muchas personas y empresas hacen clones de diseños conocidos y al parecer no pasa nada, pero no es algo que yo aconseje. Quizá uno piense que esos diseños incumplen con una ley, pero puede ser también que nadie haya registrado tal diseño y sea legal copiar la idea como lo vemos día a día.