Diseño industrial

Muchas veces asociamos el diseño con el arte, pero la verdad es que el diseño es algo básico y elemental que determina como se ven las cosas en nuestro mundo. Un árbol,  alguna ave, una nevera, una cocina, o una cerradura, obtiene su forma característica mediante un diseño; el mismo hombre ha sido diseñado, según algunas religiones, a imagen y semejanza de dios.

Hoy vamos a haber un poco más del diseño industrial pues resulta interesante conocer la integración de los objetos diarios a la vida, aportando más que funcionalidad. Si, en cuanto a diseño se ha avanzado mucho, pues hoy vemos que muchos productos no solo son útiles sino que se pueden considerar bonitos, elegantes, atractivos.

Uno de los productos que más ha sufrido cambio con el tiempo y que ha ganado belleza son las cerraduras; en la actualidad los cerrajeros el raval pueden exhibir orgullosamente los productos con que trabajan pues en verdad aportan atractivo a una casa. Sabemos que para los cerrajeros barcelona lo primero es la seguridad, pero nunca está de más poder satisfacer a los consumidores de protección más ampliamente.

De hecho, ya hablando de los productos industriales, uno puede notar que existe una tendencia al momento de compararlos, se pone como primera característica la funcionalidad del producto y de segundo o bien que se ve; de hecho, la gente está dispuesta a pagar más por un producto que se vea mejor.

Siendo esto así, el diseño industrial se ha ido abriendo paso como disciplina vital para el éxito de un producto. El diseño, como ya había dicho antes, se aplica en todos los casos, desde las sillas, hasta las cerraduras, pasando por cualquier producto que te puedas imaginar, incluso un lápiz lleva un diseño que lo hace más o menos atractivo.

En la actualidad se trabaja mucho sobre el diseño, pues ya hemos dicho que es un factor fundamental para los que  compran y as empresas saben que un poco de trabajo para pulir el diseño puede terminar siendo una gran plusvalía a nivel de ganancias.

No cabe duda de que el diseño cada día se hace más importante para la industria, y sin duda se debe a que los seres humanos nos vamos haciendo más exigentes, más complejos. Antes nos interesaba, o más  bien nos conformábamos con que le producto sirviera, en la actualidad no descansamos hasta tener el producto en el color, tamaño y forma que mejor se combine con el resto de entorno.

No cabe duda de que vivimos en un mundo muy interesado por cómo se ven las cosas, y en cuanto a mí respecta no le veo nada negativo a tal cosa.